Simeone y Klopp. Klopp y Simeone. Los dos líderes del Atlético de Madrid y Liverpool, rivales mañana en los octavos de final de Champions League, no usan calzado de fútbol. Posan en traje, lucen corbata y su lugar sobre el césped está en los banquillos. Desde allí se han convertido en dos líderes que han creado dos equipos de autor. Se han ganado el derecho a ser bautizados como auténticas leyendas para sus actuales clubes y, desde este martes, pelearán por primera vez en un estadio que para ellos bien podría ser un cuadrilátero de un ring.

Por primera vez cruzan sus caminos pese a que son, sin duda, dos de los mejores técnicos de la última década. Dos hombres y un destino, los cotizadísimos cuartos de final de la Champions. Un premio suculento para sacar lo mejor de cada uno. Sólo puede quedar uno.

1. Cambiaron la historia de sus respectivos clubes

Tanto El Cholo como Klopp llegaron a Atlético y Liverpool para cambiar la historia reciente de ambas instituciones. El argentino rescató a un club, el rojiblanco, que salvo dos fogonazos en Europa League y Supercopa de Europa en 2010 (con Quique Sánchez Flores en el banquillo) vivía los peores lustros de su historia. Desde que bajó a Segunda no fue hasta su llegada cuando el Atlético se levantó definitivamente, se quitó el polvo y se convirtió en una de las grandes potencias de Europa.

El alemán llevó a cabo un proceso similar con un Liverpool que está cerca de ganar su primera Premier en más de tres décadas (primera desde que se denomina así) y al que llevó a la conquista de la Champions el curso pasado. Ambos clubes presumían de su grandeza del pasado, ambos cuentan, gracias a sus actuales técnicos, con grandeza presente. Cierto es que los rojiblancos vivieron tiempos mejores desde 2013 a 2016… y que los reds disfrutan ahora del punto álgido del actual proyecto. Ventaja indudable para los ingleses.

2. Equipos de autor

Pocos conjuntos hay más reconocibles en Europa que los que han creado a su imagen y semejanza tanto Simeone como Klopp. El primero construyó un equipo intenso, de pierna dura, que convertía en un auténtico infierno los partidos para los rivales. Con menos calidad que sus rivales fue capaz de derribar en Champions a colosos como el Barça de Messi, en dos ocasiones, el Chelsea de Mourinho o el poderoso Bayern de Guardiola. Todos sabían cómo jugaba el Atlético y nadie quería cruzarse en el camino de los Guerreros del Cholo. El segundo ha conseguido lo mismo con un fútbol indudablemente más atractivo, pero también intenso, de presión alta, de ritmo trepidante y que pasa por encima de sus rivales. Cada uno a su manera han creado dos equipos de autor. Yganadores, objetivo último de dos animales competitivos como ellos.

3. Ídolos de la grada

Para el Metropolitano y para Anfield son dos auténticos ídolos. Nadie recibe más apoyo desde la grada que Simeone dentro de un Atlético donde las voces discrepantes son calladas por los que reconocen la labor del argentino. Para Anfield la figura de Klopp se resume en las grandes victorias. El alemán se acerca a la grada y les lanza el puño para celebrar con ellos como si se hubiera criado en la mítica The Kop y el rojo fuera su color de siempre. El carisma de ambos es tan indudable como que ninguno de los jugadores, por muy estrellas que sean, alcanza el cariño que les tienen a ellos. Cuestión de agradecimiento por los méritos conseguidos.

4. Perdieron dos duras finales de Champions

No todo iba a ser positivo en sus carreras y los dos vivieron noches durísimas en el torneo que vuelve mañana. Hablamos de perder, y por partida doble, finales de Champions. De morir en la orilla y ver como la cotizada orejona se escapa entre los dedos. Durísima experiencia que Simeone vivió, por si fuera poco doloroso, ante el eterno rival. El Real Madrid se impuso en Lisboa y Milán en la prórroga y en la tanda de penaltis, respectivamente. Imposible más crueldad en apenas dos años de diferencia. Klopp, por su parte, también sabe lo que es caer, ya en el Liverpool, ante el Rey de Europa y Karius mediante en la gran cita de 2018. La otra final fue cruel al perderla con el Dortmund ante el rival más duro para los alemanes, el Bayern. La diferencia es que Jurgen se sacó la espina en 2019… ganando el torneo… ¡en el Metropolitano!

5. Ganaron títulos antes en sus países de origen

Antes de llegar a sus actuales banquillos, Simeone y Klopp demostraron sus genes ganadores en sus respectivos países. El rojiblanco colgó las botas y arrancó una triunfal aventura por varios equipos de su país (conquistó dos torneos en Argentina con Estudiantes y River en 2006 y 2008) hasta que corrió en auxilio de un Atlético que se desangraba en LaLiga, eliminado de la Copa del Rey por un Albacete de Segunda B, en la segunda etapa de Gregorio Manzano en el banquillo.

Klopp, por su parte, empezó a labrarse su fama en el Borussia Dortmund (antes había entrenado en el modesto Maguncia 05… al que llevó por primera vez a la Bundesliga) donde creó un equipazo que peleó por todo y se instaló en la élite europea. En Alemania fue capaz de derrocar dos temporadas seguidas al poderoso Bayern, al que arrebató dos Bundesligas.

Atlético y Liverpool sabían que fichaban dos técnicos ganadores. No se equivocaban y el tiempo les dio la razón a los que apostaron por ambos.

6. Maestros de la pizarra

Carisma, talento, trabajo y pizarra. Los dos saben meter mano a los partidos desde sus decisiones. Los dos son considerados grandes estrategas capaces de levantar encuentros con decisiones antes y durante los 90 minutos. Lógicamente no son infalibles, pero sin duda son dos de los entrenadores más valorados por su capacidad para voltear duelos complejos con cambios tácticos. Ahora tienen por delante 180 minutos para demostrar quién está por encima en este momento… aunque Klopp disponga de mejores mimbres con un Liverpool que es ahora mismo el gran coco de Europa por sus espectaculares números en una Premier en la que están arrasando desde el inicio de la presente temporada.

7. Vacío cuando se vayan

Pese a su enorme vínculo con sus actuales clubes algún día cerrarán sus etapas. Entonces se comprobará el vacío que dejarán y el marrón que puede ser para sus sustitutos ocupar sus banquillos. Veremos cuánto tarda en llegar ese momento y quiénes son los valientes que no se asustan ante retos semejantes. El papelón ahí recaerá en los dueños de ambos clubes cuando decidan el nombre. Algo que saben que tendrá que llegar en algún momento y que seguro que desean que sea más tarde que pronto. De fallar en la elección tendrán un serio problema, las comparaciones con Simeone y Klopp. Sus sombras serán alargadas.

8. Han sacado lo mejor de sus jugadores

El Atleti que llegó a dos finales de Champions contaba con futbolistas que no alcanzaron su mejor momento hasta ponerse a las órdenes de Simeone. Futbolistas como Godín, Gabi, Filipe o Juanfran fueron fundamentales en una época en la que los Costa, Arda, Griezmann y compañía alcanzaron sus momentos álgidos siendo decisivos para los rojiblancos. Todos ellos, mezclados, construyeron un equipo brutal con jugadores que, cuando vistieron otra camiseta, no llegaron a la misma altura competitiva. En el caso del Liverpool es parecido. Su ahora famoso tridente Mané, Salah y Firmino era desconocido para el gran público hasta que cayó en manos de un Klopp, que los convirtió en estrellas. El caso de Van Dijk, actual Balón de Plata solo por detrás de Messi, también es significativo. Pocos dudas de que ahora es el mejor central del mundo.

9. Largos contratos… y eso que llegaron de urgencia

Simeone lleva ocho años y tiene contrato hasta 2022, por lo que alcanzaría la década si cumple su actual vínculo. Klopp llegó en 2015 al Liverpool y, cuando finalice su último contrato en 2024 habrá llegado a los nueve años en el banquillo de Anfield. Dos trayectorias larguísimas e impropias en la élite actual, donde apenas Ferguson en el Mánchester United y Wenger en el Arsenal cumplieron más años que nuestros dos protagonistas. Sus éxitos en el césped les llevan a ser intocables para los dueños de sus respectivos clubes actuales.

10. Entre los mejor pagados

Todo lo anterior explica que Simeone y Klopp sean dos de los técnicos mejor pagados del mundo del fútbol. El argentino, de hecho, ocupa el número 1 con 23 millones netos tras su última renovación. Un sueldo que le colocó en ese momento por encima de la que era la estrella del equipo, Griezmann, y que habla de su importancia en un club al que llegó cuando tenía 100 millones de presupuesto… y que ahora está en los 500. El alemán también está en el top 5, según el último informe elaborado por L’Equipe, es el cuarto del ránking superado por el propio Cholo y dos de sus rivales directos en la Premier: Guardiola y Mourinho.

Ambos, Simeone y Klopp, serán dos de los elementos más decisivos en la atractiva eliminatoria entre Atlético y Liverpool. Por algo los líderes son ellos.

Facebook Comments