Rafael Nadal y Roger Federer establecieron un récord de asistencia a un partido de tenis. Lo hicieron en Ciudad del Cabo (Sudáfrica), en el Cape Town Stadium, ante unos 51,954 espectadores, según la cifra oficial, superando así los 42,517 que el propio Roger y Alexander Zverev reunieron en Ciudad de México hace pocos meses, que a su vez mejoraban los 35.681 que Serena Williams y Kim Clisters reunieron en Bruselas en 2010.

El resultado era lo de menos: ganó Roger por 6-4, 3-6 y 6-3, pero lo realmente importante era la vertiente solidaria del evento, en beneficio de las actividades que la Fundación de Roger mantiene en el Cono Sur sudafricano, en cierto modo su lugar de procedencia (su madre es sudafricana). Federer anunció antes del evento que su intención era conseguir un millón de dólares para sus actividades, sin cargar el grueso en la asistencia al evento: quiso que los precios fueran populares. Las entradas costaron entre los 9 euros de la más barata los 120 euros de las sillas de pista. Al final logró 3,5 en su primera visita como tenista a África.

El mismísimo Bill Gates, presidente de Microsoft, participó en un encuentro de dobles previo junto a la ‘celebrity’ Trevor Noah, sudafricano de origen y estrella de la televisión USA. Roger y Gates vencieron 6-3 a Noah y Rafa. Antes de iniciarse la jornada en el estadio, ambos tenistas realizaron una pequeña exhibición ante el Ayuntamiento de Ciudad del Cabo y asistieron a un encuentro con niños de 5 años procedentes de escuelas de los “townships” (antiguos guetos) de Ciudad del Cabo.

El ‘circuito’ de las exhibiciones es relativamente amplio. Algunas son exhibiciones puras por interés económico, como el famoso torneo Mubadala de Abu Dhabi, que tradicionalmente da el banderazo de salida de la temporada a buena parte de los líderes. Otras son actos promocionales, como la que esta misma semana se ha celebrado en Kuwait entre Rafael Nadal y David Ferrer, por la inauguración de la Academia del tenista de Manacor en el Golfo Pérsico. Y otras, actos de las fundaciones que buena parte de los tenistas -no solo los líderes- mantienen, como esta de Ciudad del Cabo. El hecho es que en bastantes de las fechas que liberan las reducciones del calendario, como este fin de semana, en que se jugaba la Copa Davis clásica, los tenistas siguen jugando.

La colaboración entre Nadal y Federer es estrecha en este campo: de ella se puede recordar la famosa Batalla de las Superficies de Palma de Mallorca, con pista dividida entre hierba y tierra batida .

Fotos: Reuters

Facebook Comments