Paul Pogba será uno de los protagonistas del próximo mercado veraniego. En el caso del campeón del mundo, hay dos caminos en este momento: o traspaso a otro club y especialmente al Real Madrid, como le gustaría al jugador, o renovación automática hasta 2022.

El Manchester United, pese a los rumores que apuntaban a una negociación casi obligada dado que el futbolista en principio sólo tenía un año más de contrato, el escenario en realidad es bien distinto. Si bien la crisis del coronavirus implica un mercado a la baja, los Red Devils pueden renovar el contrato de Pogba un año más, hasta 2022, siempre y cuando mantengan la misma ficha al jugador o la mejoren. Es una práctica habitual entre los clubes ingleses, bajo el amparo de la normativa de la Premier, y que suelen utilizar sobre todo Manchester United y Chelsea en sus contratos. En España no es legal renovar el contrato de un jugador unilateralmente a favor del club, con base al artículo 4 del decreto 1006 que estable que la extensión unilateral por parte del club no es posible (sólo se puede realizar a la finalización del contrato y con el acuerdo del jugador), pero en Inglaterra sí lo es.

Así que comprar a Pogba no será una ganga como parecía. El United, si no llega a un acuerdo con otro club que le satisfaga, no va a correr el riesgo de que Pogba quede libre el próximo 30 de junio de 2021 y ejecutará esta opción. No tiene por tanto tantas urgencias. En otras palabras, si el United no traspasa esta temporada al futbolista, lo renovará, sino no lo ha hecho ya, algo que aún nadie ha confirmado, ni por parte del United ni por parte del jugador.

Pogba tenía un plan muy claro antes de que estallara la crisis del coronavirus. Sin jugar prácticamente todo el año por las lesiones, su objetivo era ya única y exclusivamente ponerse en forma para disputar la Eurocopa y después marcharse. Preferiblemente, al Real Madrid. Pero el escenario ahora es radicalmente distinto aunque el jugador sigue pensando que su etapa en el United ha terminado.

Si bien es cierto que el United tiene la sartén por el mango, es una evidencia en cualquier caso que esta temporada, con la crisis actual, su precio no será de 180 millones de euros. Si bien es cierto que el United no se abrió a negociar nunca la campaña pasada, los medios ingleses apuntaban que en Old Trafford nunca habrían aceptado una oferta por debajo de los 180 millones de euros. El precio ahora es mucho más bajo, pero el United no tiene tanta prisa como muchos querían pensar.

Facebook Comments