Cada vez falta menos para el Super Bowl LIV en Miami, donde se enfrentarán los Chiefs de Kansas City y los 49ers de San Francisco.

Así que la gente que no tiene boletos para el estadio los busca con desesperación y los revendedores aprovechan la pasión por la NFL para hacer su agosto.

En los últimos reportes desde Miami se sabe que hay boletos vendiéndose hasta en 8 mil dólares (160 mil pesos), uno de los precios más altos de los últimos años.

Facebook Comments