Menos mal que el Barcelona no es un equipo de la Bundesliga, porque siendo, como dijo Arturo Vidal, “el mejor del mundo”, se llevó una tremenda, humillante, escandalosa e histórica derrota ante el Bayern Munich por un marcador de 2-8, con lo que el equipo alemán avanzó a Semifinales y es el amplio favorito a ganar la Champions.

En la previa se hablaba mucho de que el Bayern era superior al conjunto blaugrana, aunque con la sola presencia de Lionel Messise podía nivelar la eliminatoria, sobre todo porque los culés no tuvieron mayor problema para eliminar al Napoli en Octavos.

Pero el rodillo alemán empezó muy pronto a funcionar y terminó pulverizando a un equipo catalán que finalizó así una temporada de desastre sin ningún título.

Apenas a los cuatro minutos, Thomas Müller marcó el primero, gracias a una gran jugada en la que participó también el goleador Robert Lewandowski, pero fue Müller el que definió de zurda dentro del área para vencer a Ter Stegen.

Eso fue el aviso, la premonición de la goleada del Bayern, aunque hubo una pequeña confusión, gracias al autogol de David Alaba a los siete minutos, que niveló 1-1 momentáneamente y que le daba al Barcelona la oportunidad de seguir en competencia.

Pero la profecía estaba escrita. La goleada se comenzó a forjar al 21′, a través del croata Iván Perisic, que fusiló a Ter Stegen luego de un error en la salida de Sergi Roberto.

Se sabe que, históricamente, los equipos alemanes son implacables, y una vez más el futbol lo vivió porque seis minutos después, Serge Gnarby marcó el 3-1, luego de un exquisito pase de León Goretzka que dejó a Gnarby de frente al arquero blaugrana, quien no pudo hacer nada.

Al Barcelona lo noquearon demasiado pronto. Ni siquiera el gol que le “regaló” el rival pudo mantenerlo. Messi desconectado, Suárez sin parque, con una defensa totalmente desbordada y un Quique Setién que parece firmó su despedida del banquillo blaugrana.

El Bayern no se anduvo con miramientos y al 31′, otra vez Thomas Müller se apareció en el área para anticipar a primer poste y marcar el 1-4; marcador contundente para el Bayern y demoledor para el Barcelona… y apenas había terminado el primer tiempo.

Noqueado y sin mucha esperanza; aún así, Luis Suárez pudo descontar al 56′, con una gran jugada individual en el área del Bayern, haciendo un recorte y después sacar zurdazo para vencer a Neuer y el 2-4, lo que le dio un poco de vida a los culés.

Pero el Bayern solo estaba “jugando” con la esperanza del Barcelona, porque al 62′, una notable jugada individual del canadiense Alphonso Davies, dejó plantado a Nelson Semedo, se metió al área y cedió para que Joshua Kimmich marcara el 2-5.

Y no podía faltar el goleador del campeonato, Robert Levandowski, que también se hizo presente con un tanto al 82′ del encuentro para el 2-6 y para cerrar con broche de oro, apareció el brasileño Philippe Coutinho (exjugador del Barcelona), con un doblete para cerrar una noche épica para el Bayern y una de absoluto terror para los catalanes con un implacable 2-8 para los alemanes.

Así, el Bayern está en Semis y espera al ganador de la serie entre el Manchester City y el Olympique de Lyon, mientras que también muy probablemente una era en el Barcelona con la inminente salida de Quique Setién.

Facebook Comments